¡Cuba sí, bloqueo no!

Más de una treintena de naciones y representantes de grupos y organizaciones multilaterales alzaron sus voces en la Asamblea General de Naciones Unidas para ratificar su respaldo a la resolución presentada por Cuba en contra del bloqueo, por vigesimoséptima ocasión.

A la vez, rechazaron enérgicamente las enmiendas presentadas por el gobierno de Estados Unidos, para obstaculizar, manipular y variar en la sesión de este año, el evidente apoyo de la comunidad internacional a la resolución cubana.

CUBA ES NUESTRA HERMANA

Así lo confirmó la representante de Bahamas, quien intervino en el debate de este miércoles en la onu en nombre de los 14 países miembros de la Comunidad de Estados del Caribe (Caricom), para reiterar su oposición al bloqueo comercial, económico y financiero contra Cuba impuesto por Estados Unidos hace casi seis décadas.

Reiteró que esta injusta política ha provocado mucho sufrimiento en el pueblo cubano, viola el derecho internacional, el multilateralismo, los principios de soberanía y no injerencia y por eso cuenta con un rechazo a nivel global.

Recordó también que Cuba mantiene una cooperación muy activa con la región, sobre todo desde el punto de vista comercial, de salud e infraestructura. «Es un socio económico importante. Cuba es hermana y así lo sentimos. En este contexto el bloqueo es un obstáculo para nuestro desarrollo».

Por su parte, el representante de Marruecos, en nombre del Grupo Africano, aseguró que es necesario poner fin de inmediato al bloqueo contra Cuba y permitir que la Isla caribeña pueda continuar contribuyendo al desarrollo mundial. Lamentó, además, el retroceso en las relaciones bilaterales con Estados Unidos y la postura de la administración de Donald Trump respecto al país caribeño.

En ese mismo sentido, el vocero de Egipto, representando al G 77 más China lamentó que el bloqueo siga plenamente vigente y que EE.UU. apunte a recrudecerlo y reiteró el compromiso de los que integran el Grupo con el espíritu de la Carta de las Naciones Unidas, pues cada estado miembro debe tener la responsabilidad de cumplir con estos principios.

Recordó, además, la ayuda de Cuba durante la crisis del ébola en África y que de no existir el bloqueo, el país caribeño seguramente tendría la oportunidad que merece, desde hace mucho tiempo, de colaborar más ampliamente con la comunidad mundial.

La República Bolivariana de Venezuela, en esta ocasión como voz del Movimiento de Países No Alineados (Mnoal), realzó su voz para rechazar las medidas coercitivas unilaterales que el bloqueo a Cuba impone y sus efectos extraterritoriales e ilegales.

Destacó que esta política constituye una violación del derecho de Cuba a interactuar plenamente en el ámbito internacional, es una herramienta de presión política, económica y financiera contra los estados, especialmente de los países en desarrollo, cuyo daño ha sido enorme y ha afectado a todos los sectores vitales de la economía del país.

Llamó a rechazar las propuestas de enmiendas hechas por el Departamento de Estado norteamericano que tienen como propósito desviar la atención del tema central, pues la prolongación del bloqueo es injustificable, no se corresponde con el desarrollo histórico y va contra la Agenda 2030.

Durante su intervención, instó al Gobierno norteamericano a unirse a la gran mayoría de la comunidad internacional, eliminar el bloqueo y tomar verdaderas acciones concertadas en pos de la paz y la cooperación entre nuestros pueblos.

Asimismo, El Salvador, en nombre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y caribeños (Celac) lamentó que el bloqueo sea todavía una realidad y que exista un retroceso en las relaciones bilaterales entre Cuba y EE. UU., pues son innegables sus efectos.

Reiteró su rechazo a toda medida contraria al derecho internacional y exigió la devolución del territorio ilegalmente ocupado por Washigton en Guantánamo.

Los miembros de la Conferencia Islámica ratificaron también que el bloqueo no solo afecta a Cuba, sino a terceros países y erosiona la liberación comercial que tanto ha intentado conseguir la comunidad internacional.

El representante de esta organización recordó que los países del mundo acordaron el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) bajo el principio de que nadie debía quedar atrás, pero con una política como esta se corre el riesgo de dejar atrás a casi doce millones de personas y dijo que EE. UU. tiene la responsabilidad de cerrar esta página que no permite al pueblo cubano unirse a plena capacidad en el cumplimiento de estos objetivos.

ES HORA DE QUE LA ONU HAGA RESPETAR LAS RESOLUCIONES

En una intervención emocionante y firme, el representante permanente de Bolivia ante la ONU afirmó que el bloqueo contra Cuba es una de las cuestiones más importantes a las que la agenda de esta organización presta atención, pues supone una amenaza a su razón de ser y sus desafíos.

Aseguró que este es un ejemplo fehaciente de cómo EE. UU. ha ignorado impunemente durante más de medio siglo el interés de resolver cuestiones colectivas, pues se trata de algo injusto que afecta el desarrollo de las operaciones financieras y bancarias, el comercio exterior, las industrias y derechos humanos como la salud, la educación y la alimentación del pueblo de la Isla.

El diplomático boliviano instó a que la onu ponga fin a esta situación y haga respetar las resoluciones que su membresía ha determinado y aprobado consecutivamente durante varios años, obteniendo como respuesta el silencio o recrudecimiento de medidas que afectan el deseo legítimo de desarrollo de Cuba y sus derechos humanos.

Agregó, además, que el intento de distorsionar la resolución presentada por Cuba, acusándola de no cumplir con los ods, es ilegítimo, ya que la Isla es ejemplo de dignidad e inquebrantable fortaleza y posee una población sana, libre, culta y educada.

Advirtió que existe un deliberado y planificado ataque en contra del multilateralismo y que los países de Naciones Unidas deben luchar por defender el sistema multilateral y los derechos internacionales, pues la victoria de esta lucha entregará la posibilidad de un futuro mejor a las próximas generaciones.

Nicaragua se sumó a las declaraciones del Mnoal y los grupos y organismos internacionales que hicieron uso de la palabra con anterioridad, reconociendo la vocación solidaria y disposición del pueblo cubano, siempre al servicio de la humanidad.

El representante del país centroamericano calificó al bloqueo como una política anacrónica, contraria a la Agenda 2030, enviando un mensaje de esperanza y retribución solidaria al reafirmar que Cuba no está sola, pues «hoy y siempre estamos unidos como hermanos y hermanas».

Hizo un llamado a la no injerencia, la no imposición de medidas unilaterales e imposición de instrumentos políticos como armas de presión para subyugar a los más pequeños, pues el camino no deberá ser nunca la imposición, la amenaza y la agresión, sino el respeto irrestricto a los derechos de los pueblos, el multilateralismo, la convivencia y el diálogo en igualdad de condiciones. «Nicaragua votará a favor del proyecto de resolución contra el bloqueo. ¡Cuba sí, bloqueo no!», confirmó.

México fue otro de los países que firmemente abogó por el desarrollo social y la solución pacífica de controversias en el marco del respeto mutuo y rechazó las acciones unilaterales contra Cuba, incluido el bloqueo, pues este contradice el derecho internacional y el sustento de las relaciones de amistad y cooperación entre los Estados.

El representante mexicano hizo votos por la reanudación del diálogo necesario entre EE. UU. y Cuba y aseguró que la eliminación del bloqueo permitiría un mayor nivel de vida para sus pueblos, un mayor flujo del comercio en beneficio de la región y avanzar en la implementación de la Agenda 2030, pues Cuba muestra índices elevados de desarrollo humano, en materia de acceso universal de servicios básicos, erradicación de la pobreza y poner fin al hambre.

Desde el Caribe, el representante de San Vicente y las Granadinas resaltó el apoyo a la resolución cubana, sin enmiendas, y abogó por que ningún país intente imponer condiciones sobre otro. Destacó que, a pesar del bloqueo, Cuba ha conseguido grandes beneficios en materia de desarrollo, y sigue siendo un socio firme de varios países, incluido el suyo, donde estudian muchos estudiantes de la región y por tanto, se espera que sea escuchada la voluntad de tantas naciones y se elimine el bloqueo.

Al concluir su intervención, reflexionó: «La Agenda de desarrollo 2030 es hacia un mundo que queremos todos, sin que quede nadie atrás. ¿Qué lugar ocupa el bloqueo en nuestro mundo? Queremos un mundo donde todos estén interconectados. ¿Cómo pueden los artífices de la globalización querer dejar a un país aislado? No podemos aceptar esas restricciones sobre Cuba».

El representante de Jamaica expresó su profunda desilusión porque la onu se reúna una vez más para discutir este tema, patentizó la oposición de su país al bloqueo de EE.UU., considerado una ofensa a la comunidad internacional y el principal obstáculo para la economía cubana, para el derecho a la paz y al desarrollo de un Estado soberano.

Otra pequeña nación del Caribe, Suriname, denunció que EE. UU. causa gran sufrimiento al pueblo cubano al reafirmar que el bloqueo económico contra Cuba constituye una medida unilateral, coercitiva y que no respeta los principios de igualdad soberana y la relación multilateral entre países, recogidos en la Carta de las Naciones Unidas. Belice también reiteró su solidaridad con Cuba, con quien afirmó tener relaciones constructivas y beneficiosas, sobre todo en el ámbito de la salud, donde los médicos cubanos están trabajando y contribuyendo a salvar vidas.

EL BLOQUEO DEBE CESAR LO ANTES POSIBLE

El reclamo de los países de la región asiática tampoco se hizo esperar durante esta sesión de debate de la resolución cubana contra el bloqueo de Estados Unidos contra la Isla.

El representante de Vietnam resaltó que las nuevas sanciones han aumentado los obstáculos y desafíos para Cuba y ocasionado grandes daños al pueblo cubano, sobre todo a las mujeres y los niños, pues se bloquean los esfuerzos en todo el proceso de la Agenda de desarrollo 2030.

Consideró que solo el diálogo y el esfuerzo constructivo pueden llevar al buen entendimiento y que su país volverá a votar a favor del proyecto contra el bloqueo y solicita a la comunidad internacional que haga lo mismo para que la Isla pueda comerciar y relacionarse con todo el mundo con respeto al derecho internacional.

La voz del representante de China ratificó que su país volverá a votar a favor de la resolución presentada por Cuba y abogó por respetar el interés legítimo de los pueblos y de los Estados a la libertad de comercio. «Lamentablemente durante muchos años se ha puesto en práctica el bloqueo económico, comercial y financiero, que sigue en pie y viola los principios de la Carta Magna de las Naciones Unidas», refirió.

El diplomático del gigante asiático pidió respeto entre los países, al sistema que cada cual decida construir y el camino al desarrollo que elijan y repudió cualquier tipo de sanción unilateral de unos hacia otros. Consideró muy importante mantener los intercambios económicos y comerciales con el país antillano, beneficiosos para el desarrollo de ambos pueblos.

El representante de la República Democrática Popular Laos señaló que, en un mundo interdependiente, las medidas unilaterales con implicaciones extraterritoriales aplicadas por un país contra otro, no solamente infringen los principios de la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional, también afectan la vida de su pueblo impidiendo y obstaculizando el desarrollo económico y social del país donde se aplican esas medidas. «Por tanto, mi país ni ha promulgado ni ha introducido leyes o medidas de esta índole», añadió.

Laos ratificó así su apoyo al proyecto de resolución cubano y todas las resoluciones pertinentes de la Asamblea General que reclaman el final del bloqueo impuesto sobre Cuba y lamentó el sufrimiento causado al pueblo cubano por esta ilegal e injusta política, ya obsoleta.

Desde la República Democrática de Corea también se condenó firmemente el bloqueo por ser un delito internacional, contra los derechos humanos y violatorio de la Carta de las Naciones Unidas y se expresa la solidaridad con el pueblo y el Gobierno cubanos.

Asimismo, el vocero de la India ante la ONU dijo que el bloqueo tiene un impacto negativo en el interés de Cuba por alcanzar la Agenda 2030; por tanto, debe cesar lo antes posible y recordó los aportes de Cuba en el área internacional en terrenos como la salud y el enfrentamiento a desastres naturales.

La solidaridad con el pueblo cubano llegó también en la voz del representante de la Federación de Rusia, quien estimó que ya el bloqueo ha causado demasiadas restricciones en la economía, el comercio, la tecnología, el mercado de inversiones y los derechos básicos del pueblo cubano.

Confirmó que existen muchas compañías europeas que quieren invertir, pero temen las sanciones que este impone y en relación a la Agenda 2030 exigió se haga justicia y se vote a favor del proyecto de resolución presentado por Cuba, pues con bloqueo es casi imposible alcanzar los Objetivos de desarrollo del milenio.

Belarús, por su parte, pidió un cese irreversible y completo del bloqueo económico y financiero del gobierno de Estados Unidos contra Cuba. Señaló cómo la aplicación de medidas unilaterales es realizada para ejercer presión a los pueblos, pero atentan, incluso, contra el posible mejoramiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países. «Las relaciones deben ser sobre la base del respeto mutuo; esperamos que haya un proceso que parta del diálogo pacífico y bilateral», afirmó.

HA LLEGADO LA HORA DEL FIN DEL BLOQUEO A CUBA

Desde la región sudafricana, el representante de Namibia reiteró que el bloqueo es una violación del derecho a la salud, la educación, la alimentación, el deporte, la cultura y los derechos del pueblo cubano, al desarrollo de su economía y a su integración internacional.

En nombre de Argelia, se suscribieron los deseos de la comunidad internacional de poner fin al bloqueo y se ratificaron los lazos económicos y políticos de colaboración entre este país y Cuba, a quien los argelinos consideran «más que un amigo».

El diplomático argelino ante la onu señaló que ha llegado el tiempo de avanzar y continuar con los logros que se han tenido en los últimos años en la normalización de las relaciones entre Cuba y EE. UU. mediante el diálogo pacífico y bilateral.

La representante permanente de Zimbabue dijo que es este un momento en que deberíamos mancomunar esfuerzos para la erradicación de la pobreza y alcanzar la Agenda 2030 y por tanto, resulta lamentable que se inviertan tantos recursos en el aislamiento económico de un pequeño país y su pueblo. Señaló, además, que el bloqueo es una violación del principio en la igualdad soberana de los Estados, la mayor amenaza al desarrollo socioeconómico de Cuba, que ha seguido atrapada durante 60 años y su desarrollo se ha atrasado por una política obsoleta.

Angola consideró que el mantenimiento de un bloqueo unilateral, comercial y financiero impuesto por EE.UU. contra Cuba es una medida injusta y retrógrada que causa gran daño a la economía cubana y a su pueblo, imposibilitando el pleno desarrollo de la Isla. Hizo votos por la normalización de las relaciones entre EE. UU. y Cuba, exhortó a reanudar los diálogos y reiteró su compromiso de respetar y preservar los principios de las Naciones Unidas, que constituyen la esencia misma del multilateralismo y el respeto de los derechos humanos. Desde Tanzania se resaltó que Cuba hace todo para mejorar las condiciones de vida de su pueblo y se estimó que, aunque en el 2015 muchos líderes en esta Asamblea tomaron la decisión histórica de apoyar las relaciones entre Cuba y EE.UU., lamentablemente se ha hecho poco en esto. «Pedimos que se levante el bloqueo contra Cuba para el desarrollo de una América mejor», concluyó el diplomático de ese país.

Los representantes permanentes de Kenia y Gabón pidieron respeto para Cuba, recordaron que sus países siempre han votado a favor de la resolución cubana que condena el bloqueo y sostuvieron que ya ha llegado el tiempo de ponerle fin a esa política.

Desde el Medio Oriente, igualmente los representantes de Siria e Irán confirmaron su voto a favor de la resolución cubana contra el bloqueo y agradecieron el apoyo incondicional de la Isla caribeña a las causas por la liberación de sus países y la formación de jóvenes profesionales en áreas como la salud y la educación.
El representante sirio ante la ONU resaltó que su país tiene una deuda con Cuba y no olvidará la ayuda de la Isla en la guerra contra el terrorismo y en la lucha contra la ocupación del territorio sirio. Por su parte, el representante de la República Islámica de Irán agradeció el informe presentado por el Secretario General, el cual muestra que los Estados y las organizaciones internacionales tienen una postura muy firme sobre la necesidad de poner fin al bloqueo económico comercial y financiero de EE.UU. contra Cuba.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*