Mariel, una plataforma cubana para el desarrollo

La Zona ha priorizado el desarrollo de infraestructura de alto estándar. Foto: Cortesía de la ZEDM

Luego de poco más de cuatro años de creada, la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM) continúa consolidándose como plataforma promisoria para el establecimiento de inversiones, y avanza, quizás aún de modo discreto, en su objetivo de convertirse en referente regional en la captación de capital extranjero.

La presencia hoy de 34 usuarios de 16 países, incluido Cuba, así como el vínculo con nueve multinacionales, resultan un claro reflejo de que la Zona, si bien no todo lo rápido que necesitamos, comienza a madurar y persiste en sus propósitos de sustituir importaciones, incrementar las ventas en el mercado internacional y crear nuevas fuentes de empleo, todo ello en articulación con la economía interna.

A pesar del bloqueo norteamericano contra la Isla, ya suman cinco las empresas de capital 100 % cubano, 19 las de capital totalmente extranjero, ocho las mixtas y dos los contratos de Asociación Económica Internacional.

De los usuarios aprobados, actualmente existen diez proyectos en operación, relacionados con los sectores de la industria, biotecnología y farmacéutica, logística, construcción, transporte, agroindustria y la rama inmobiliaria. De igual modo, la ZED Mariel ha logrado captar un monto total de inversión ascendente a 1 191,4 millones de dólares y se han generado 4 888 empleos directos.

Según declaraciones a la prensa de los directivos de la Zona, además de los proyectos atraídos al sector A, destinado a las industrias de alta tecnología, la logística y las manufacturas avanzadas, se han autorizado inversiones para los sectores orientados a las actividades turística y agropecuaria, y la industria de los materiales de la construcción.

En la ZEDM se sigue trabajando en el desarrollo de infraestructuras básicas y auxiliares. Foto: Jose M. Correa

Durante todo este periodo se han priorizado los trabajos relacionados con el desarrollo de una infraestructura de alto estándar. En tal sentido, el Estado cubano ha invertido un promedio de 300 millones de dólares anualmente.

De ahí que la ZEDM cuente con viales primarios y secundarios, además de la existencia de una línea de ferrocarril con todas las prestaciones, incluida la doble vía, que permite agilizar el proceso de transportación de las mercancías. A ello se unen los servicios de electricidad, agua, alcantarillado, drenaje, gas embotellado, telecomunicaciones, internet de banda ancha…

En estos momentos, coinciden los directivos, se sigue trabajando en paralelo en el desarrollo de infraestructuras básicas y auxiliares, en la captación y aprobación de negocios, así como en los procesos inversionistas para su establecimiento y su producción.

Es válido recordar que la primera etapa del proyecto Mariel abarcó del 2011 al 2014, en la cual finalizó la primera fase de la Terminal de Contenedores del Mariel (TCM), la más moderna de la región. Su capacidad actual es de 822 000 TEUs (unidad de medida de capacidad inexacta del transporte marítimo expresada en contenedores), con potencial futuro para llegar a tres millones de TEUs. Y durante este lapso, entre otras tareas estratégicas, también se construyó la primera etapa de la Zona de Actividades Logísticas y se realizaron las primeras acciones de dragado.

Y como ya se ha dicho en otras ocasiones, las prioridades de la ZEDM para este año 2018 consisten en incrementar los usuarios que operan hoy en la Zona, lograr que esas inversiones en ejecución culminen sus procesos constructivos, inicien su producción y  tengan utilidades, como ha ocurrido con otras empresas presentes, y que estas, a su vez, puedan reinvertir.

(Redacción Nacional, con información publicada por Granma, Juventud Rebelde y Cubadebate)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*