Venezuela frente a la amenaza imperial

Por Lianet Cruz Pareta
Con motivo de la conmemoración de la Victoria del 13 de abril de 2002, la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela de Cuba ofreció hoy la conferencia “Venezuela frente a la amenaza imperial”, en el Palacio de las Convenciones de La Habana.

Los panelistas, presididos por el embajador del sureño país en Cuba, Alí Rodríguez, analizaron las distintas aristas en la que se manifiestan las agresiones constantes del gobierno de Estados Unidos (EEUU) y la oposición a la Revolución Bolivariana.

En el coloquio resaltó cómo el petróleo y Petrocaribe, constituyen el primer blanco en el ataque a la economía venezolana, en aras de frenar el suministro que financia la mayor parte de las políticas sociales en el país y la colaboración con otras naciones de la región.

Cabe destacar cómo antes del ascenso al poder del Comandante Hugo Chávez Frías el oro negro benefició solo a sectores exclusivos de la oligarquía venezolana y a las transnacionales, pero tras su verdadera nacionalización en 2007, el cotizado recurso natural llegó en forma de misiones hasta los barrios pobres, los campos y los sectores humanos marginados. Lo cual, trajo consigo, la disminución de la pobreza y la exclusión.

Entre los mecanismos desestabilizadores y subversivos a lo interno de la patria de Bolívar figura también la violencia. La oposición incentiva el enfrentamiento entre los propios venezolanos. Grupos de extrema derecha ejecutaron las famosas “guarimbas” de 2014 con un saldo de 45 muertos, y asesinaron al diputado Robert Serra, a la vez que pretendieron adjudicarle estas víctimas al gobierno de Nicolás Maduro.

La Revolución Bolivariana sufre el embate de los medios de prensa “liberales” entre ellos El Nacional y Diario de las Américas, que unidos a medios privados españoles como el ABC, El Mundo, o El País, fomentan campañas difamatorias y manipulan deliberadamente la información.

La conferencia fue escenario para la denuncia a la injerencia del gobierno de EEUU en los asuntos internos de Venezuela, que ha llegado al extremo de crear, en complicidad con la USAID, una oficina para la transición ante la “eminente caída” del gobierno constitucional, financiar a sectores de la derecha y a algunas ONG presuntas “defensoras de los derechos humanos”, así como la reciente firma del decreto del presidente Obama en el que se declara a Venezuela una amenaza para la seguridad nacional de su país.

A 13 años del Golpe de Estado, en Venezuela persisten los intentos por derrocar al gobierno legítimo, elegido democráticamente por el pueblo, a lo que los panelistas coincidieron en denominar “un golpe continuado”. Sin embargo, lo que a claras luces figura como embate contra la soberanía y el pueblo venezolanos, deviene consolidación y fortalecimiento de la Revolución Bolivariana.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*