Sep 13

Vecinos de Santa Fe se unen para superar impacto del #HuracánIrma

Nuestro equipo continua recorriendo algunos de los barrios capitalinos que han sido afectados por el paso del Huracán Irma, hoy llegamos hasta el municipio de Santa Fe, una comunidad que por su cercanía al mar sufrió grandes daños.

Sep 13

Cuba: La capital borra las huellas del #HuracánIrma

Como habíamos anunciado, nuestro equipo realizó un recorrido por algunas áreas de la capital cubana en las que se trabaja ya intensamente para recuperarnos de los estragos causados por el #HuracánIrma. Personas de todas las edades en barrios, comunidades, centros de trabajo, calles, laboran para poder recuperar algunos servicios básicos en el menor tiempo posible, unidos y con mucho optimismo. Los dejamos con algunos detalles. Gracias a todos los amigos que han estado pendientes de nuestras publicaciones. Ya #CubaSeRecupera

Sep 06

Mayito Rivera: En Sonando en Cuba, siempre con el corazón en la mano (+Video)

Por Bertha Mojena

Un artista de talla universal, gran ser humano, hombre sencillo, de pueblo, bien cubano, un pinareño que representa orgulloso a su tierra y a la región occidental en uno de los proyectos de mayor repercusión hoy para el rescate de la música y la identidad cubana: Sonando en Cuba.

Hasta el teatro Astral en la capital cubana llegamos para dialogar con Mayito Rivera sobre esta experiencia. Pero con él, imposible dejar de hablar de Pinar de Río. Envía un lindo mensaje a su gente, al cumplirse 150 años de la entrega del título de ciudad.

¿Cómo valora la evolución que ha tenido hasta este momento el proyecto Sonando en Cuba?

“Este año Sonando en Cuba no tiene la misma característica en cuanto a condiciones de calidad de los muchachos. en la selección de obras hemos tenido muchos problemas, porque casi todas están comprometidas internacionalmente y estamos en un proceso de negociación con esas editoras y no ha sido fácil escoger el repertorio que me hubiera gustado. Sin embargo, los concursantes han tenido una voluntad grande.

“En el segundo programa de la segunda temporada el nivel musical individual era superior, te lo digo con toda franqueza. Estamos hablando de artistas que ya casi trabajaban; también venían músicos de las escuelas de arte: había un nivel bastante alto y, de hecho, ya hoy casi son profesionales.

“En esta tercera temporada hemos hecho una gran labor de selección pero al mismo tiempo los muchachos han mostrado tremenda disposición para enfrentar el reto y eso me ha gustado mucho. Han tenido que hacer un trabajo individual, buscar canciones por aquí, por allá y eso merece también un aplauso de mi parte”.

¿Cuánto significa para ustedes la interacción que establecen con el público de muchas partes?, ¿qué es lo que más les impacta?

“Es ese impacto social tan rápido, continuo e importante porque no lo esperamos tan de repente. Aunque uno tiene muchos años en la profesión, el estado de opinión es lo que más impacta en este sentido, llega el momento que te preocupa. Nosotros como mentores debemos despertar un poco y tener otra visión que hasta ahora no comprendíamos. Estamos preparando a muchachos que están saliendo por la televisión.

“El cubano siempre quiere dar una opinión y todo el mundo tiene una diferente. Cuando mandas a los concursantes a la zona caliente es tremendo lo que se forma en la calle si no están de acuerdo con una decisión –casi siempre son los familiares de la persona que canta, porque son a los que más les duele cualquier decisión contraria a sus pensamientos o a sus objetivos– entonces uno tiene que lidiar con todas esas cosas. Sencillamente el estado polémico que se crea es de verdad un poquito fuerte para nosotros como mentores, entes sociales, artistas y como personas que somos a fin de cuentas.

“Todo eso genera un gran estrés, pero es válido, es bueno, es saludable. De lo que sí no tengo la menor duda es que lo estamos haciendo con amor y eso la gente en la calle lo disfruta, lo entiende. He recibido apoyo, miles de gestos de gran respeto hacia mí en diferentes lugares adonde voy, y siento que me he ganado de pronto, así, un poquito más el corazón de las personas que gustan de la música.

“Lo que he querido hacer es mostrar mis conocimientos en función de los muchachos y creo que es un deber de nosotros, los profesionales que llevamos tantos años en esta carrera, brindarles toda esa experiencia”.

¿El futuro de Sonando en Cuba?

“La posibilidad que le ofrece a los jóvenes es innegable, es una gran oportunidad para todos los que quieren ser algo en sus vidas, musicalmente, como cantantes, como artistas en general y creo que Sonando en Cuba es el único medio posible para lograr estas metas de una manera directa, real, constante y con sacrificio. Además esos muchachitos que vienen de las zonas oriental y central y se quedan aquí tres, cuatro y cinco meses trabajando para el programa, de verdad que también merecen respeto.

“Auguro que va a ser una linda competencia. Todo esto está concentrado para una gran final con los mejores de cada zona y creo que lejos de querer ganar, de repetir la victoria que obtuve con modestia la otra vez, en esta ocasión creo que lo estamos haciendo más con el amor y con el deseo de que Sonando en Cuba se mantenga, se afiance en los planos sociales y con la connotación y la significación grande que ha tenido en el público, en la gente en sus casas, en todas las provincias.

“Estamos haciendo el programa con el corazón y eso es lo que me parece muy importante, que Cuba lo tenga ahora y que se siga desarrollando, porque falta mucho más por lograr pero no lo vamos a dejar. Paulo FG ha tenido una magnífica idea y nosotros solamente estamos apoyando y dándole forma a ese contenido y espero que tenga grandes resultados.

“El programa sale con el gusto que tengo yo, el que tiene Haila, con el pensamiento en función de los cantantes. Eso no tiene otra forma de explicar, no tiene un guion o un libro ni nada por donde guiarse. Es mi manera de pensar, como si nosotros fuéramos los que estamos cantando, es nuestra experiencia, nuestros recuerdos musicales, nuestro corazón”.

Un mensaje para Pinar del Río, para su pueblo.

“Mi ciudad arriba a su aniversario 150. Parece increíble porque la verdad que uno creció en ella y vivió la niñez y toda esa experiencia. Estoy orgulloso de Pinar, de su gente, de sus figuras internacionales, de los artistas, los deportistas, los científicos. Tenemos un gran potencial en la provincia. Yo que conozco muchas partes del mundo me atrevo a decir: Pinar del Río es una joya universal.

“Tenemos tanta gente valiosa; además de la historia con sus personajes tanto los antiguos como los que aún viven. Está esa tradición desde el punto de vista de los héroes que tenemos, desde lo político, desde lo social, en todos los órdenes. Un día podrías hacer un trabajo sobre todo lo que hay de Pinar del Río en el mundo, te propongo que hagas esa investigación”.

¿Usted me ayuda?

“Con mucho gusto te ayudaré, porque Pinar del Río tiene en el mundo grandes personas. Entonces en este aniversario que llegue la felicitación a todos los que dirigen la provincia, los que han dirigido históricamente, no voy a decir nombres porque no soy bueno para eso, pero al mismo tiempo creo que el pueblo pinareño y toda su gente merecen un aniversario lindo, unas fiestas enormes y que continúe esa tradición, que no muera bajo ningún concepto. Fui invitado pero no puedo ir porque tengo trabajo internacional, pero con mucho gusto me gustaría que contaran conmigo cada vez que puedan.

“A Pinar del Río lo quiero, lo llevo en el corazón y aquí en Sonando en Cuba estoy representado a la gente mía”.

Ago 31

Paulo FG: Llevar alegría a la vida de los cubanos, eso ha sido Sonando en Cuba (+ Videos)

Por: Daína Caballero Trujillo

Sonando en Cuba ha logrado sentar a una considerable parte del público cubano a disfrutar de nuestra música popular, ha sido capaz de posicionar nuevamente nuestras tradiciones musicales, nuestra identidad cultural en espectadores de todas las edades, además de apostar por los nuevos talentos, jóvenes que han encontrado en este proyecto el espacio para descubrirse y desarrollarse.

“Llevar alegría a la vida de las personas a veces es más importante que dar alegría a tu propia vida”, así siente Paulo FG cuando con ojos llenos de orgullo y una sonrisa de satisfacción se refiere a lo que ha provocado Sonando en Cuba en su vida profesional y personal.

Con él conversamos sobre este proyecto que ya se ha convertido en más que un show televisivo, de entretenimiento, es, al decir de su propio creador un proyecto sociocultural, una plataforma para que jóvenes talentos demuestren que cantando nuestra música cubana pueden conquistar las grandes masas.

Sonando en Cuba llega a su tercera temporada, ¿cómo ha ido evolucionando el proyecto desde su primera aparición en la televisión hasta la actualidad?

Sonando en Cuba empezó como todo proyecto nuevo con muchos tropiezos y mucha incertidumbre porque obviamente no se había presentado un evento o un proyecto de estas características durante mucho tiempo en Cuba; hubo algún que otro intento por hacer competiciones de canto que no tuvieron mucho éxito y entonces la gente estaba un poco escéptica con el tema del concurso, mucho no se lo creían y otros dudaban de la factura.

En la primera etapa la factura fue bastante decorosa. Se quiso manejar el concepto artístico musical enfocado en rendirles un homenaje a esas grandes figuras de nuestra música popular bailable que en los años noventa, sin ningún propósito marcado, se convirtieron en un boom de la música popular en el mundo. Músicos y compositores como Juan Formell, Adalberto Álvarez, Candido Fabré, Manolito Simonet, José Luis Cortes, entre otros, nos dieron la posibilidad de usar el repertorio de sus agrupaciones para el programa, lo más celebre que habían hecho en los últimos años y sobre todo en la década del 90.

Vale la pena destacar que en todo momento la razón fundamental que nos ha movido, ha sido el amor con que todo el mundo se ha involucrado en hacer un proyecto de esta índole.

El programa tiene varios objetivos involucrados; uno era esto: un rescate de los valores de nuestra música popular, luego llevar al público un gran espectáculo, crear un gran show, que fuera atractivo para la gente, entretenido, vistoso, y rescatar nuevas figuras, nuevos cantantes, muchachos jóvenes que realmente tuvieran deseos de cantar nuestra música popular cubana y no irse por otras tendencias.

Gracias al esfuerzo de muchos, los criterios de la gente, los rebotes de lo que pasó, la repercusión fue bien bonita, alcanzamos un buen impacto social. Ahora en esta tercera temporada es un hecho que los cubanos están muy identificada con el programa, lo agradecen, tanto dentro como fuera del país recibimos mucha retroalimentación del público, sobre todo a través de las redes sociales, un mundo al que se ha abierto también Sonando en Cuba.

Usted hablaba del impacto que ha tenido el programa y el empeño que se ha puesto en el trabajo en las redes sociales. ¿Qué importancia le concede a este tema en un momento donde el mundo vive de cara a las redes y Cuba también se está abriendo a este panorama, cómo lo ha hecho Sonando en Cuba?

En estos momentos es muy necesario integrarse a estas nuevas formas de comunicación, porque son medios bien masivos que llegan a muchos lugares y personas, tienen la inmediatez, la posibilidad de interactuar.

Sonando en Cuba desde el primer momento entendió la importancia de esto y ya hoy tenemos nuestros sitios donde la gente sigue el desarrollo del concurso, de la competencia, van apoyando a los concursantes, los van conociendo y ya no solo a los que están ahora en competencia sino a los de temporadas pasadas que ya se convirtieron en ciertas figuras jóvenes de nuestro contexto musical Tenemos muchos seguidores, no solamente en Cuba sino fuera de nuestro país.

Sabemos que Sonando en Cuba no solamente es un show audiovisual, es mucho más que eso ¿cómo ustedes se han insertado en este verano 2017, qué actividades han realizado? Supimos también que estuvieron realizando actividades por el Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes…

Como creador de la idea tengo el beneplácito de que nuestras organizaciones se hayan fijado en el proyecto para involucrarnos en tareas sociales, lo que demuestra que Sonando en Cuba es un proyecto sociocultural que puede ser bien sostenible, a partir de la estrategia del trabajo con los jóvenes, de incentivarlos, de motivarlos.

Hemos creado una plataforma artístico musical de jóvenes talentos que hacen una correcta demostración de lo que es nuestra música popular bailable, que demuestran que cantando música cubana pueden conquistar a las grandes masas, a los jóvenes, se pueden involucrar con ellos, pueden interactuar, interrelacionarse y también son conscientes de todo nuestro entorno social.

Han podido entender que el mundo de la música y el escenario, no solo es un mundo de luces y pantalla, que detrás de eso se mueve toda una sociedad y una sociedad tiene necesidades, propósitos y que ese propósito debe ser de todos para que podamos funcionar de un mejor modo y que ellos desde su trinchera que es la música, la cultura, pueden contribuir a ello.

Muestra de esto fue la gira nacional que hicimos con la Unión de Jóvenes Comunistas, fue un momento muy motivante para ellos, una experiencia única, para mí también porque yo nunca había hecho una gira aquí de esa manera, fue una locura, salíamos de una provincia a otra, llegar y montar el escenarios, luego el espectáculos, dormíamos muy poco, fue muy exigente.

También nos beneficia mucho como programa saber que nuestras organizaciones están con nosotros, se vinculan con el programa porque nos ven como un proyecto bien positivo para nuestro país y eso es motivo de orgullo para todos los que trabajan por esta idea.

¿Qué ha representado para su vida profesional pero también para su vida personal este momento?

Esto forma parte de mi obra, porque aquí he tenido que crear, he tenido que poner mi música, he transmitido mis experiencias a todos ellos. He aprendido porque me he involucrado con un equipo de trabajo que es inmenso, en jornadas de trabajo donde realmente aprendes mucho de otras especialidades del arte, he aprendido muchísimo también.

Y es que llevar alegría a la vida de las personas a veces es mas remunerante que llevar alegría a tu propia vida, se convierte en parte de tu alegría. Yo creo que un poquito es eso lo que me ha pasado a mí, estoy viviendo un momento de éxito a través de esta obra.

Saqué mi cuenta y dije: ¿cuántos discos tengo? Trece discos. Hacer uno más, catorce. Si, es mi éxito personal pero estoy mirando con cierta tristeza que algunas cosas se están perdiendo en nuestro panorama cultural y musical ¿Y por qué no hacer que otros jóvenes empiecen a hacer su discografía pero con este concepto de rescatar la música cubana?. Y lo he logrado, hemos logrado que los jóvenes vengan aquí, que canten pero que canten… Hay muchachos que cantan maravillosamente y no es nada lo que cantan ahora con lo que en el futuro podrán hacer. Estoy muy seguro. Hay grandes talentos.

No sé si voy a estar mucho más tiempo en el programa porque ya me he ausentado a otros muchos proyectos, lo he combinado como he podido, pero de verdad que el trabajo es muy fuerte. Pero aunque yo no esté va a seguir Sonando en Cuba y para mi seguirá siendo motivo de orgullo haber aportado esta idea y ojalá vengan más personas que le aporten más, los cubanos somos bien creativos, sólo hay que saber dónde se pone la creatividad y en función de qué. Tener claros los objetivos. Yo estoy más que feliz con el resultado hasta ahora.

Ago 31

Esto es lo que somos… Sonando en Cuba

Llevar alegría a la vida de las personas a veces es más importante que dar alegría a tu propia vida, así siente Paulo FG cuando con ojos llenos de orgullo y una sonrisa de satisfacción se refiere a lo que ha provocado Sonando en Cuba en su vida profesional y personal. Rescatar nuestras raíces musicales, el son, la guaracha… nuestra identidad, porque en definitiva esto es lo que somos.

Ago 23

Para alzarnos, todos los días, como Marianas (+Video)

Por: Bertha Mojena

“Celebran en Cuba aniversario de la oficialista Federación de Mujeres fundada por Vilma Espín”, reiteran como titular medios internacionales de prensa y puede leerse una y otra vez a través de la red social Twitter. Y viene a mi mente cuánto de mala intención se cierne todos los días en titulares así y en ese adjetivo que resaltan una y otra vez: “oficialista”.

Entonces recapacito, medito por unos instantes y pienso en cuánto de orgullo siente una mujer cubana en días como estos en los que efectivamente, sí celebramos, y mucho nos toca celebrar, por sentir orgullo, un orgullo sano que nos llena de alegría y nos renueva las energías para seguir porque ser mujeres, ser cubanas y ser miembros de la FMC es defender nuestro propio derecho a la vida.

La mujer cubana siempre ha asumido grandes compromisos, riesgos, ha sido fuerte y batalladora, diría mi abuelo que heroicas y obstinadas, valientes y emprendedoras como pocas y que hemos cruzado líneas que mucho tiempo atrás parecían imposibles. Un amigo cercano nos define siempre como hermosas, sencillamente hermosas, de muchas formas y en la fuerza de esa belleza —que no necesariamente es física— se encierra una actitud optimista que ponemos por encima de cualquier sacrificio.

Lo cierto es que nos antecede una hermosa historia de sangre y dolor, que nos dio la dignidad para no amedrentarnos y tener siempre la cabeza erguida, defender lo que creemos y levantar voces y brazos, desde la manigua redentora, la lucha clandestina, la palabra y el papel, el voto popular y el deseo de ser útiles, construir una sociedad lo más justa posible en la que creemos y esparcir solidaridad en el mundo porque ante todo confiamos en el ser humano que ayudamos todos los días a formar.

Escudriñando papeles me reencuentro con algunas cifras que hablan por sí solas: se estima que en Cuba hoy más del 44 por ciento de los hogares son encabezados por mujeres, somos el 48 por ciento de la fuerza laboral del país en el sector estatal y civil, y hasta el 35 por ciento de los trabajadores por cuenta propia. Y si de empleo se trata: representamos el 66 por ciento de los profesionales y técnicos, el 81.9 por ciento de los profesores, maestros y científicos, el 78.5 por ciento de la fuerza laboral en sectores como la salud y el 53.5 por ciento de los investigadores del sistema de ciencia y tecnología.

Sé que las cifras no siempre lo dicen todo y suelen ser abrumadoras, pero emplearlas es ser también ser lo más objetivos posibles en tiempos en los que no siempre, lo más importante, no es el numero en sí, sino las valoraciones que nos permiten realizar de nuestro entorno, de esas cosas que no siempre pueden apreciarse a simple vista. Por eso retomo otras: solo en el sector educacional, las mujeres cubanas somos más del 65 por ciento de los graduados universitarios del país y del personal docente de la Educación Superior, además del 66 por ciento de los egresados de la enseñanza técnica profesional.

Claro, eso solo es posible en un país en Revolución, en el que las féminas somos parte indispensable de ese proceso transformador permanente, de ese consenso social y de articulación que logramos estando en todas las esferas de la vida del país con igualdad de derechos y condiciones. Una Revolución, una sociedad imperfecta, llena de desafíos, pero que vela porque el 99 por ciento de los partos se realicen en instituciones médicas, que la mortalidad materna sea del 20 por ciento por cada 100 000 nacidas vivas y que exista un programa de vacunación que alcance una cobertura del 99.5 por ciento de nuestros niños.

Cuba es el primer país del mundo que logró eliminar la transmisión de madre a hijo del VIH y la sífilis, pues la prevalencia de estas enfermedades en mujeres de 15 a 49 años es apenas del 0.1 por ciento. Somos aproximadamente el 50,1 por ciento de nuestra población y la esperanza de vida al nacer es de 80 años.

Pero hablemos también de otros sectores no menos trascendentales. Las mujeres somos hoy el 77,8 por ciento de los fiscales del país, más del 71 por ciento de los presidentes de los tribunales provinciales y jueces profesionales y el 66 por ciento de los jueces del Tribunal Supremo. Y hay más: de los 199 centros de investigaciones científicas de todo el territorio nacional, 48 son dirigidos por mujeres.

¿Y qué decir de las mujeres y la política? Cuba ocupa el cuarto lugar en el mundo de mujeres con escaños en el Parlamento con más del 48 por ciento de ellos, además de 2 de los 3 máximos cargos de este. Hoy tenemos 9 presidentas de Gobiernos Provinciales, 8 ministras, 42 viceministras, 13 mujeres miembros del Consejo de Estado y 2 vicepresidentas.

Aunque tenemos derecho al voto desde 1934, gracias al accionar y organización de nuestras mujeres en torno a nuestra FMC, Cuba fue el primer país en firmar y el segundo en ratificar la Convención sobre la Eliminación de Todas Las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) y existe un Plan de Acción Nacional de Seguimiento a la IV Conferencia Mundial de la ONU sobre la Mujer mediante el cual ya se han realizado 3 Seminarios de Evaluación.

Más de 4 millones de mujeres se agrupan en la FMC, considerada una ONG con status consultivo que ha garantizado también la defensa de los derechos sexuales y reproductivos de la mujeres, incluida la elección libre y responsable sobre su fecundidad, el derecho de hombres y mujeres a disfrutar de los servicios necesarios para la planificación familiar y la posibilidad de compartir la licencia de maternidad retribuida por un año.

Como periodista al fin, vuelvo a las redes, a los titulares del día, casi segura de que ni una sola de estas cifras será noticia —y mucho menos realzada, replicada— por los mal llamados “grandes medios de comunicación” del mundo. Ellos tratarán de buscar las manchas del sol. Algunos quizás digan que nosotros tratamos de ocultarlas. Qué lejos están de ser objetivos y veraces.

Las mujeres cubanas sabemos bien que nos queda mucho camino por andar, que tenemos un profundo compromiso con lo que nos legaron, lo que hemos construido y lo que debemos seguir cosechando para el futuro. No se trata de vanaglorias, se trata de sentirnos legítimamente orgullosas —como nos diría nuestro líder Fidel Castro— no de lo que recibimos, sino de lo que somos capaces de forjar y crear en nosotras mismas y para los demás.

Casi amanece, es 23 de agosto y una voz me despega de estas letras. “Mamá, ¿estás ahí?”, dice mi pequeño hijo, y entonces acudo a él para darle los buenos días y el abrazo de siempre justo antes de ir al trabajo y él quede al cuidado de su abuela en estos días de vacaciones escolares. Pronto estará de nuevo en sus andanzas de estudiante de la enseñanza primaria y yo me ratifico ese otro rol que asumimos las mujeres como el más grande y hermoso de los retos: el de ser madres, abuelas, hermanas, amas de casa, esposas, a la vez que científicas, medicas, maestras, campesinas, constructoras, abogadas, ingenieras, arquitectas, técnicas, artistas, dirigentes políticas, periodistas y tantas otras cosas.

Las mujeres cubanas somos la Revolución misma, nos han dicho siempre, el motor propio de esta gran nave que es Cuba, que es la humanidad y a las que nos unen demasiadas causas nobles que fortalecer y defender, también heridas por sanar, para ser mejores. A nuestra FMC le debemos mucho de eso, y a esa estirpe que según mi abuelo, nos permite tener un millón de razones para alzarnos todos los días, como Marianas.

(Tomado de Cubahora)

Ago 22

Vivir el Verano en La Habana

Nuestro equipo recorre algunos de los lugares de los que puede disfrutar la familia cubana este verano 2017.

Ago 17

Antonio Moltó: una vida dedicada al Periodismo revolucionario

Antonio Moltó no hubiera querido grandes homenajes, ni palabras elocuentes y mucho menos una despedida, aunque el anuncio de su muerte esta mañana estremeció a tantos, fue un luchador, un líder incansable con la sonrisa de siempre. Así lo recordamos.

Ago 17

Jóvenes cubanos celebraron en Festival cumpleaños 91 de Fidel

Ago 11

Desde el sentir de la Patria: Homenaje a los Hermanos Saiz

Por: Bertha Mojena Milian

Este 13 de agosto se cumplen 60 años del asesinato de los jóvenes revolucionarios pinareños, Sergio y Luis Saiz Montes de Oca, de apenas 17 y 18 años de vida, a manos de esbirros de la dictadura batistiana.

Por lo que representaron aquellos hechos para la lucha de muchos otros que continuaron defendiendo sus ideas, y por lo que representan hoy desde el sentir de la Patria, es este modesto homenaje.

Entradas más antiguas «